user_mobilelogo

bannerfilipinavertical

Encuentro de Animadores de los Grupos Barat. Chamartín, febrero 2018

                                                          IMG 20180226 WA0025 1

El 23 de febrero, seis ex-alumnos, un alumno y una profesora del Sagrado Corazón de Placeres viajábamos en tren al encuentro de animadores de los Grupos Barat en el colegio de Chamartín. He de confesaros que un viaje de más de seis horas con siete adolescentes da para mucho.
Los sentía nerviosos, emocionados y un poco cansados tras una larga semana de exámenes en sus respectivos institutos pero cargados de energía y ganas de comenzar el encuentro. Me emocionó escucharlos hablar con tanto cariño del cole, recordar anécdotas, vivencias con profesores y “los valores que el colegio les había transmitido”.
Llegamos a Madrid y me perdía entre presentaciones y abrazos de Placeres con Besòs, Torreblanca, Aljarafe, Fuerteventura, Chamartín, Rosales, Granada y Pamplona. Las emociones estaban a flor de piel y todavía no había empezado el encuentro. Es en ese momento cuando sientes que nuestros alumnos son conscientes de que el Sagrado Corazón es más que un símbolo, que la RED de colegios es nuestra familia esparcida por todo el mundo y que el carisma de Sofía vive dentro de cada uno de nosotros y nuestros alumnos.
Comenzaba el encuentro con las dinámicas que había preparado el colegio de Torreblanca donde a muchos animadores de Placeres, aquellas caras ya les resultaban familiares.
Después de la cena, donde los animadores seguían reencontrándose, el colegio de Chamartín era el encargado de sumergirnos en una preciosa oración con Rebeca como símbolo principal.
La mañana siguiente, las caras de cansancio acusaban que los animadores no habían descansado demasiado pero los chicos de Fuerteventura se encargaron de que nadie se quedase dormido durante la oración.
Ana Chacón y Ana Martín Peña, fantásticas comunicadoras, se encargaron de la formación de nuestros chicos. La primera actividad que realizaron fue muy significativa. Les hizo descubrir lo que cuesta destruir aquello que con tantas ganas y esfuerzo creamos. Ésta sería la primera de muchas enseñanzas que nuestros animadores se llevarían del encuentro.
La comunicación fue otro de los contenidos que trabajamos, y digo “trabajamos” porque todos los que allí estábamos no nos perdíamos ningún detalle. Los animadores han entendido que una buena comunicación es clave para poder transmitir a nuestros Chispas todos esos valores que ellos han recibido a lo largo de estos años. ¡Qué importante es saber escuchar y sentirse escuchado!

IMG 5556
Esa tarde, después de una merienda de lo más apetecible (gracias Bea Villacé), celebramos la Eucaristía en la capilla del colegio. Loli Molina se encargó de que todo saliese a la perfección y que todos nuestros colegios estuviesen representados. Fue una celebración en la que era imposible no emocionarse. Terminamos cantando nuestro himno de los Grupos Barat.
El domingo tocaba despedirse pero no sin antes compartir cómo había sido la experiencia de animador de la mano de Jessica Ostivar, una de las “culpables” de que la organización del encuentro fuese perfecta.
Hubo muchos momentos emocionantes ese domingo pero hay uno que recordaré siempre. Cada animador había compartido parte de las dinámicas con otro. Esa mañana tocaba agradecer su compañía intercambiándose un pergamino en el que cada uno escribiría unas palabras a su compañero. Jamás olvidaré como nuestros chicos se abrazaban, muchos entre lágrimas, mientras sonaba “Love my life” de Robbie Williams.
Llegaba la hora que nadie quería que llegase, la hora de despedirse, la hora de las lágrimas, la tristeza de separarse de aquellos amigos y compañeros con los que, a pesar de la distancia, tanto tenían en común y tanto querían compartir.

4e1646d3 cf65 4738 b639 9b28b37d401a


Estoy segura de que todos han vuelto cargados de energía y ganas de trabajar con los niños.
Antes de empezar a escribir esta reseña, pensé que sería justo preguntar a mis chicos cómo se habían sentido, qué sensaciones y sentimientos había despertado o acentuado el Encuentro.
Todos han coincidido en que el poder reencontrarse con sus compañeros es algo mágico, poder compartir experiencias como animadores y tener diferentes puntos de vista lo hace especial. Han insistido en que la formación es necesaria para poder crecer como animadores, mejorar las dinámicas e inculcarle valores a “sus chispitas”.
Lo que más me ha emocionado al leer sus mensajes ha sido que se han dado cuenta de que no llevan toda la vida en un simple colegio sino que llevan toda la vida en una gran familia a la que van a pertenecer para siempre y que hay algo especial en ella. Volver al Encuentro ha sido como volver a casa. Ser alumno del Sagrado Corazón los hace especiales y diferentes a otros alumnos. Me han pedido que agradezca a la Red que “sigan contando con ellos”, ex-alumnos del colegio, y les den “confianza para transmitir los valores del Sagrado Corazón”.
Como educadora del Sagrado Corazón ha sido una experiencia cargada de emociones que, como es habitual en cualquier tipo de encuentro organizado por la Red, hace que vuelva a casa sintiéndome parte de algo muy especial y con la responsabilidad de estar a la altura que requiere esta gran familia que formamos entre todos.

Iria Reguera Coordinadora Grupos Barat, Placeres